Caminito necesitaba una marca que celebrara la belleza de la tierra natal de sus fundadores, pero que también valorara sus nuevos comienzos en todo el mundo. Los propietarios son una joven pareja de chefs de Buenos Aires, ahora basados en Liubliana, Eslovenia. Paradójicamente, al igual que sus antepasados, ahora son inmigrantes. Era crucial que la identidad celebrara tanto su cultura como los sabores únicos que siempre buscan experimentar. Al igual que los platos que preparan, la identidad es alegre, colorida y no teme al contraste y al sabor, ofreciendo las opciones de comida para llevar más únicas. Verdaderamente, una experiencia culinaria con una mezcla multicultural imperdible.

Caminito necesitaba una marca que celebrara la belleza de la tierra natal de sus fundadores, pero que también valorara sus nuevos comienzos en todo el mundo. Los propietarios son una joven pareja de chefs de Buenos Aires, ahora basados en Liubliana, Eslovenia. Paradójicamente, al igual que sus antepasados, ahora son inmigrantes. Era crucial que la identidad celebrara tanto su cultura como los sabores únicos que siempre buscan experimentar. Al igual que los platos que preparan, la identidad es alegre, colorida y no teme al contraste y al sabor, ofreciendo las opciones de comida para llevar más únicas. Verdaderamente, una experiencia culinaria con una mezcla multicultural imperdible.

Caminito necesitaba una marca que celebrara la belleza de la tierra natal de sus fundadores, pero que también valorara sus nuevos comienzos en todo el mundo. Los propietarios son una joven pareja de chefs de Buenos Aires, ahora basados en Liubliana, Eslovenia. Paradójicamente, al igual que sus antepasados, ahora son inmigrantes. Era crucial que la identidad celebrara tanto su cultura como los sabores únicos que siempre buscan experimentar. Al igual que los platos que preparan, la identidad es alegre, colorida y no teme al contraste y al sabor, ofreciendo las opciones de comida para llevar más únicas. Verdaderamente, una experiencia culinaria con una mezcla multicultural imperdible.